sábado, 28 de septiembre de 2013

Nazi degenerado: Adolf Ziegler

Adolf Ziegler fue un pintor y político alemán. Fue encargado por el Partido Nazi para supervisar la purga de "arte degenerado", realizado por la mayoría de los modernos artistas alemanes. Él era el pintor favorito de Hitler.

Alcanzó el cargo de profesor en la Academia de Munich en 1933, cuando los nazis llegaron al poder. Sus obras cuentan el ideal nazi de arte "racialmente puros", y, según el presidente de la Cámara del Reich para las Artes Visuales, que se le encomendó la tarea de eliminar estilos de vanguardia. Esto lo hizo mediante la expulsión de artistas expresionistas como Karl Schmidt-Rottluff. Escribiendo a Rottluff, se le prohibió cualquier actividad artística "profesional o amateur".

http://4.bp.blogspot.com/-Z1ppCcVTGYU/UceMlmLtfZI/AAAAAAAABoA/lspP6b0P7HA/s1200/42223_4.jpg
Los cuatro elementos: fuego, agua y tierra, aire.  Cuadro que Hitler tenía sobre su chimenea.

http://25.media.tumblr.com/tumblr_lfxjirfyBT1qbaq07o1_1280.gif

Más de tres millones de personas visitaron la exposición de Arte Degenerado, que viajó hasta 1941 por doce ciudades alemanas, pero no para admirar las obras, sino para indignarse. "Lienzos torturados", "descomposición espiritual", "fantasías enfermizas" y "ceros a la izquierda desquiciados" prometían al público los folletos que anunciaban la muestra de artistas proscriptos, dirigida por el presidente de la Cámara de Cultura de Reich, Adolf Ziegler.

El principal blanco del régimen nacionalsocialista fueron los expresionistas, los representantes del impresionismo, del dadaísmo, de la nueva objetividad, de lo abstracto y los artistas de la escuela Bauhaus, todos ellos ejemplo del "arte decadente". Paralelamente, miles de obras de arte "indeseables" fueron destruidas por los nazis, mientras otras corrían mejor suerte y eran vendidas a precios irrisorios en el extranjero, lo que supuso su salvación.

http://25.media.tumblr.com/tumblr_mab61mvnmN1rq5o2oo1_1280.jpg

@
http://www.lanacion.com.ar/1491268-el-arte-degenerado-y-sus-verdugos

No hay comentarios:

Publicar un comentario